AntonioMuleroCarrasco

Con: Antonio Mulero Carrasco

Actor y Director de Teatro
Terapeuta Teatral y Transpersonal
Consultor en Mindfulness Transpersonal
Instructor de Meditación y Especialista Sistémico
Experto en Terapia Gestalt formado en EMGT
Facilitador en Videoterapia Gestalt

Descubre el Proceso Integral de las 3T

“El mundo entero es un gran teatro, y los hombres y mujeres, comediantes que representan muchos papeles a lo largo de su vida” —William Shakespeare.

A través de este proceso de formación en Terapia Teatral Transpersonal, nos adentraremos en la metodología desarrollada por PresenteContinuo. Metodología enfocada para todo tipo de profesionales del acompañamiento, psicólogos, psicoterapeutas, sanitarios, educadores y  trabajadores sociales. También es muy adecuada como complemento de procesos personales, gestión emocional, baja autoestima, miedo a la exposición. En definitiva profundizar en el trabajo de autoconciencia y crecimiento, que suponga una mayor lucidez, equilibrio y bienestar en nuestra vida.

¿POR QUÉ TEATRO?

El teatro te ofrece un “permiso” muy especial: el permiso de experimentar tus diferentes personajes, facetas y emociones libremente. En el teatro, por su propio contexto, se sobreentiende que estamos “representando un papel”. 

Gracias a este “truco” del teatro, tienes la oportunidad de expresar emociones que normalmente escondes, de experimentar aquello de lo que a veces huyes.

Amparado por el juego mágico del teatro en el que a priori parece que: “no soy yo, sino mi personaje el que lo está haciendo”; acabas descubriendo que en realidad, siempre eres tú el que experimentas.

Gracias al teatro consciente, tienes el permiso de tomar conciencia y dar voz a tus personajes interiores ocultos, de liberar e integrar emociones pendientes, de poner “en escena” conflictos no resueltos; todo ello para posibilitar el despertar de potenciales, hasta ahora quizás desconocidos.

¿POR QUÉ TERAPÉUTICO?

“La persona más evolucionada es aquella que puede ir poniéndose en el lugar de un mayor número de personas”. —Ken Wilber 

El teatro, cuando se hace conscientemente, es terapéutico, pues te permite experimentar libremente cualquier aspecto de ti mismo. En el teatro, con la excusa del personaje que representas, en el fondo estás mostrando honestamente tu propia realidad interna, aquello que en verdad hay en ti en cada instante.

Uno de los primeros procesos terapéuticos del teatro sucede cuando, en primer lugar, has de despojarte de tu propia máscara personal, en la cual todo está aparentemente “controlado” y “seguro”, para comenzar a permitir que lo que es más auténtico, espontáneo y genuino en ti, aparezca.

¡Qué liberador es poder ser uno mismo!: Darte permiso para sentir desde la seguridad que el teatro te ofrece. Liberando emociones, expresando miedos y conflictos, integrando viejas heridas que al ser sentidas y abrazadas compasivamente en el contexto escénico, estás sanando.

¿POR QUÉ TRANSPERSONAL?

“Aquel cuya mente es un espejo del mundo, llega a ser, en cierto sentido, tan grande como el mundo. Experimentará una profunda alegría al emanciparse de los miedos que agobian al esclavo de las circunstancias, y seguirá siendo feliz en el fondo a pesar de todas las vicisitudes de su vida exterior” —B. Russell

Al igual que sucede con la vida, la esencia del teatro es que “la escena” se desarrolla inevitablemente en un único tiempo: el momento presente. Cuando en el teatro terapéutico expresas auténticamente lo que hay en ti, puedes añadir a tu experiencia un ingrediente muy especial que hace que este teatro, también sea transpersonal: El ingrediente de la atención consciente en cada instante de tu vida.

La actuación, vivida desde la consciencia, constituye una experiencia de quietud interna aunque grandes emociones se expresen, de escucha profunda a ti mismo y al otro, de observación desapegada y compasiva que te permite relativizar todo aquello que estás experimentando.

El teatro, cuando es hecho consciente, puede ofrecerte la experiencia de descubrir que tú no eras ese personaje del que tuviste que despojarte para poder vestirte de otros personajes. O que al ponerte en la piel de muchos personajes, pareciera que en el fondo, tú también eres todos ellos. Y quizás, que al mismo tiempo que eres todos, no eres ninguno, sino el silencio consciente y vacuo que se percibe tras toda máscara que actúas.

El acto teatral si lo juegas con entrega, humildad y corazón puede convertirse  en un acto de liberación y purificación.

Herramientas y Prácticas

El Proceso de las 3 “T” trabaja a través de prácticas teatrales y técnicas en Video Terapia, en combinación con herramientas propias de la terapia transpersonal y espacios de meditación y mindfulness. Algunos ejemplos son:

Herramientas Teatrales:

Herramientas Terapéuticas en Combinación:

Meditación y Mindfulness:

La Meditación y el Mindfulness estarán presentes como telón de fondo en cada encuentro, dorando al teatro de su carácter profundo, en sintonía con la autenticidad que surge del corazón cuando a través de lo meditativo, nos conectamos con él.

¿ A quién va dirigido?

A toda persona que sienta la necesidad de:

Descubre al Autor...

Antonio Mulero Carrasco

Terapeuta Teatral y Sistémico, Terapeuta Transpersonal formado en la Escuela Española de Desarrollo Transpersonal El Proceso Integral de las 3T EDTe de la que formó parte del equipo docente durante siete años , Consultor de Mindfulness e Instructor de Meditación por la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

Experto en Terapia Gestalt formado en EMTG. Formado en Video Terapia de la mano de su creadora Olga Rueda. Ha trabajado Constelaciones Familiares con Joan Garriga. Alumno del maestro de actores Juan C Corrazza.

Actor y director teatral de larga trayectoria.

Creador de la metodología “El Poder de las 3T”. TeatroTerapéuticoTranspersonal y PresenteContinuo. Actualmente combina la terapia individual y el trabajo con equipos y empresas, a través de retiros, talleres, y conferencias enfocadas al desarrollo personal y el despertar de la Conciencia, tanto en España como en América Latina.

Desde su amplia experiencia acompañando a cientos de personas y grupos, ha sentido la necesidad de poner la herramienta teatral al servicio de lo terapéutico, creando toda una metodología llena de técnicas y dinámicas atencionales. Organizando así eventos no solo para actores o profesionales del acompañamiento y la docencia, sino también para personas de a pie con diferentes dificultades de pertenencia, de identidad, de adicciones, de autoestima, de timidez, de consciencia corporal, de dificultad para poder identificar y gestionar sus emociones, todo con el único fin de ayudar a ver el nudo, la raíz del problema.

Gracias a su propio proceso, Antonio Mulero Carrasco ha comprendido que la vida es completa en sí misma, teniendo la posibilidad de, una vez fortalecidas nuestras raíces, poder desplegar las alas y volar en sintonía con ella, con lo inevitable, con lo imprevisible, sin tener que excluir nada, experimentando con coraje absolutamente todo, tal vez esto nos acercará a la inexistencia, allí donde habita el espíritu, la gracia, el misterio. Allí donde todo brilla.